Desde 18

Las páginas siguientes están destinadas sólo a adultos. Al INTRODUCIR confirmas que tienes al menos 18 años.

Productos azotadores

Boletín

Productos azotadores 

Nuestras palmas se adaptan bien a la mano, tienen un buen aspecto y, por supuesto, son de cuero auténtico.

Mostrar 1 - 11 de 11 elementos
Mostrar 1 - 11 de 11 elementos

El spanking es una forma de BDSM en la que se golpean las nalgas con la mano o con un dispositivo para sentir placer sexual o para satisfacer un fetiche. Puede ser una forma suave de azote o una forma más intensa de azote, dependiendo de las preferencias de las personas implicadas.

Ofrecemos una gran variedad de productos que se pueden utilizar en el azote, como por ejemplo

  • Paletas de azotes: son azotes planos de madera, cuero o plástico que se utilizan para golpear las nalgas. Las hay de diferentes formas, tamaños y materiales, y con distintos grados de dureza.
  • Floggers: son accesorios con forma de látigo de varias colas que se utilizan para azotar las nalgas. Pueden ser de distintos materiales, como cuero, ante o goma, y pueden utilizarse para obtener distintas sensaciones.
  • Bastones: Son bastones finos y flexibles que se utilizan para azotar las nalgas. Pueden ser de distintos materiales, como madera, bambú, acrílico o fibra de carbono, y pueden utilizarse para distintas intensidades.
  • Látigos: Son los clásicos látigos sadomasoquistas con un mango y una sola hebra de látigo que se utilizan para azotar las nalgas. Los látigos pueden ser de distintos materiales, como cuero, ante o goma, y pueden utilizarse con distintos niveles de intensidad.


Aspectos destacados de los azotes:

  • Los azotes pueden realizarse para crear una sensación de control y sumisión en una dinámica BDSM.
  • Puede utilizarse para explorar nuevas posibilidades y límites en términos de actividad sexual
  • Puede ser una forma de lograr una sensación de indefensión y sumisión
  • Puede ser una forma de aumentar el placer


Desventajas de los azotes:

  • Puede resultar incómodo o doloroso si no se hace correctamente.
  • Puede ser psicológicamente arriesgado si la persona no está preparada para la sensación de indefensión o sumisión que puede producirse.
  • Los azotes pueden causar moratones si se hacen con demasiada fuerza o no se hacen correctamente.


Como siempre, es importante recordar que las prácticas BDSM, como los azotes, requieren consentimiento mutuo y comunicación, y que la seguridad es una consideración importante. Antes de dar azotes, asegúrate de hablarlo con tu pareja, fijar límites y establecer una palabra de seguridad. También es importante que conozcas los riesgos asociados a los azotes.